¿Cómo le gustaría trabajar las mismas horas por la mitad de su sueldo? Esa es la brecha salarial que enfrentan las latinas

October 31, 2016

 

¿Qué le parecería si se le cortara el sueldo por la mitad? ¿O sentir el doble del estrés cada vez que pague por los comestibles, la gasolina, la matrícula universitaria, las citas médicas, y todo lo demás? Esa es la realidad para muchas mujeres hispanas y latinas en los Estados Unidos.

An image of a Latina woman on a dollar bill showing the gender pay gap for Latinas

Debido a la brecha salarial de género, a las mujeres latinas se les pagan solo el 54 por ciento del sueldo que reciben los hombres blancos no hispanos. Eso significa que las latinas tendrían que trabajar casi un año adicional a tiempo completo para obtener el sueldo que ganarían los hombres blancos este año terminando el 31 de diciembre. Piense en cómo eso se acumula durante toda una vida y estamos hablando de la pérdida de mucho dinero — dinero que habría ayudado a las latinas y a sus familias.

Como demuestran los estudios de AAUW, las mujeres de todas las razas y grupos étnicos son víctimas de la brecha salarial de género. A todos estos grupo se les paga solo una porción del sueldo que reciben los hombres blancos no hispanos: mujeres asiáticas-americanas (85 por ciento), blancas (78 por ciento), afroamericanas (64 por ciento); nativas de Hawái y otras islas del Pacífico (60 por ciento); y las indígenas de los Estados Unidos continentales y de Alaska (58 por ciento). Sumándolo todo, a las mujeres que trabajaron a tiempo completo todo el año en el 2015 en los Estados Unidos se les pagó un promedio del 80 por ciento de lo que se les pagó a los hombres blancos no hispanos.

La selección de ocupaciones de las mujeres ayuda a explicar parte de esta brecha salarial, pero no del todo. En el 2014, las mujeres latinas e hispanas ocuparon una tercera parte de los empleos en la industria de servicios en los Estados Unidos, un sector en que se paga por hora y los sueldos están en la parte más baja de la escala salarial. Las investigaciones revelan que a las mujeres se les pagan muy por debajo que los hombres en cualquier empleo en la industria de comidas y restaurantes, aún tomando en cuenta las propinas. Los hombres y las mujeres hispanos constituyen el 15 por ciento de los que trabajan en ventas y en oficinas, y el 37 por ciento de los empleos de limpieza y mantenimiento de edificios y terrenos, todos empleos de poca remuneración. Además de estar sobrerrepresentadas en la parte baja de la escala salarial, las mujeres hispanas tienen muy poca representación en la parte superior de la escala. Las mujeres hispanas solo tienen el 1 por ciento de los empleos en ingeniería y la computación, los dos campos de CTIM (las ciencias, la tecnología, la ingeniería y las matemáticas) de más alta remuneración.

La educación es otro factor en la brecha salarial de género. Según el Departamento del Trabajo de los Estados Unidos, hay mucho menos probabilidades que los trabajadores hispanos y latinos tengan un título universitario que los blancos y los afroamericanos. Sin embargo, aunque el tener más educación ayuda a incrementar los salarios de las mujeres, aún no cierra la brecha salarial. A las mujeres hispanas se les paga menos que a las mujeres blancas y asiáticas-americanas aunque tengan las mismas credenciales educativas.

Como parte del grupo étnico y la minoría racial más grande del país, las latinas tienen una influencia cada vez mayor en los Estados Unidos. Los hombres y las mujeres hispanas ya representan el 17 por ciento de la población estadounidense y se espera que compondrán casi una tercera parte del país en el 2060 — un bloque de electores creciente y con un poder cada vez mayor.

Con las elecciones del 2016 a la vuelta de la esquina, no es sorpresa ninguna que los candidatos están compitiendo tenazmente por el voto latino. Nuestro consejo para ellos incluye dos puntos: Trabajen en las plataformas políticas para cerrar la brecha salarial, y que se esfuercen para que se apruebe el proyecto de ley de equidad salarial conocido el inglés como el Paycheck Fairness Act. Después de todo, ¿cómo se sentirían ellos si solo se les daría el 54 por ciento de sus donativos de campaña?

Traducido por Iván Román.

The original post was written in English by AAUW’s Renee Davidson.

 


Related

The Simple Truth about the Gender Pay Gap

The Simple Truth about the
Gender Pay Gap

Research explains the pay gap in the United States: how it affects women of all ages, races, and education levels and what you can do to close it.

Median annual earnings by race, ethnicity and gender (2015)

How Does Race Affect the Gender Wage Gap?

Race and ethnicity have always created a dividing line in the United States, and it’s no different with the gender pay gap.

FFFP_Equal Pay Story-465

Fight for Fair Pay

Changing the gender pay gap begins with you. Learn more about how you can help in the fight for fair pay.

AAUWguest By:   |   October 31, 2016

Join the Conversation

You must be logged in to post a comment.